Esponja de Konjac con carbón de bambú

5,75 IVA incluido

Out stock

¡Porque una piel bonita siempre comienza con una piel limpia!

Las esponjas Konjac además de una limpieza suave y profunda, son una alternativa natural perfecta a las esponjas sintéticas fabricadas a base de plásticos.

Extraordinariamente rica en fibras, minerales y vitaminas. Es perfecta para antes de irte a dormir, momento en el que cobra especial importancia una buena limpieza de la piel, para su correcta regeneración. Pero también la puedes usar por las mañanas antes de aplicarte tus cremas porque ayudará a que éstas penetren mejor y tengan mayor efecto.

Agotado

 

Esponja vegetal elaborada a partir de raíz de konjac, enriquecida con carbón activo de bambú, específicamente recomendada para la limpieza de la piel que tiende a ser más grasa (incluso para las más sensibles).

A través de una suave exfoliación y a la acción absorbente del carbón de bambú, elimina en profundidad las impurezas y suciedad de la piel, y ayuda a luchar contra los puntos negros y el acné gracias a las propiedades antibacterianas propias del Konjac, aportando, además, un extra de minerales y vitaminas a la piel. El masaje que ofrece esta esponja favorece la circulación sanguínea y la regeneración natural de las células, ayudando a la piel a reestablecerse de las agresiones diarias, para que esté más sana y bonita.

Esponja que constituye una alternativa natural y 100% biodegradable a las esponjas sintéticas fabricadas a base de derivados del petróleo, altamente contaminantes por microplásticos y su difícil degradación.

Al ser un producto natural sin aditivos, las esponjas de Konjac necesitan unos mínimos cuidados para estar siempre perfectas y para que te duren más tiempo.

¡Nunca la uses en seco! Mientras está seca es dura y áspera, así que…
  1. Humedece la esponja, preferiblemente con agua templada, hasta que se empape y se vuelva blandita.
  2. Apriétala suavemente para que suelte el exceso de agua y ¡ya está lista para usar!
  3. Aunque no es necesario, puedes utilizarla junto a tu producto limpiador.
  4. Deslízala por toda la piel con movimientos circulares, dándote un suave masaje.
  5. Al finalizar, enjuaga bien la esponja para quitarle la suciedad que ha atrapado o el producto que le hayas añadido, y déjala secar.
  6. Lo más importante para su correcto mantenimiento es que, mientras no la uses, la esponja se mantenga seca. Por eso puedes colgarla por el hilo que trae en una zona ventilada y libre de humedad.
  7. Si quieres una desinfección profunda de la esponja, de vez en cuando, puedes sumergirla en agua hirviendo unos segundos.
  8. Aunque es una esponja resistente, su duración dependerá directamente de sus cuidados, de la frecuencia de uso y del modo de utilización particular.

Producto 100% biodegradable y compostable.